Alegres 100% Auténticos

El cuerpo humano tiembla para resguardarse del frío, se acalambra para moverse o suda para refrescarse.

También tiene la capacidad de sentir emociones que pueden cambiar el estado de ánimo, pues es la manera en la cual encuentra caminos para regresar al equilibrio y sentirse mejor[1].

Ten en cuenta que el cuerpo está perfectamente diseñado para autoprotegerse física y emocionalmente. Sin embargo, cuidarlo es de suma importancia para controlar tu estado de ánimo.

Tenemos cinco consejos que te pueden ayudar a mejorar tu salud y bienestar.

¡Exprésate!

Cuando exteriorizas lo que sientes le das una herramientas tus pensamientos para organizar ideas, observarlas en perspectiva y descargarte.

Esto es positivo para tu estado de ánimo, pues los sentimientos no solo liberan su peso, sino que además toman nuevas formas[2].

Expresarte no se refiere únicamente a hablar, puedes elegir lo que mejor te funcione como descarga personal: escribir, pintar, bailar, cantar, meditar, cocinar, practicar un deporte, entre otros.

Permite a tu estado de ánimo fluir

Las emociones son mensajeras: no les juzgues, escúchalas. La alegría, el enojo, el miedo y la tristeza tienen una función especial en tu crecimiento personal; evitarlas puede agudizar estados de ánimo que no te generen bienestar[3].

Según Verónica Reyes[4], psicóloga clínica, cuando fluyes con ellas, puedes identificar posibles cambios que contribuyen a tener una mejor salud mental.

Una buena idea es la meditación: el silencio y la respiración son grandes aliados para entender emociones.

Cuida tu alimentación

Eres un organismo: la salud mental y la salud física funcionan como una totalidad. Lo que está relacionado con nuestra salud mental pasa a través de nuestro cuerpo e igualmente, la salud física impacta a lo mental.

Dormir, hacer ejercicio y alimentarte a consciencia pueden ser determinantes a la hora de controlar el estado de ánimo[5].

De acuerdo con Eliana Reyes, nutrióloga de la Asociación Chilena de Nutrición Clínica, existen nutrientes esenciales para el cerebro, cuya presencia o déficit puede favorecer un buen estado de ánimo.

Por ejemplo, los ácidos grasos omega 3, el magnesio, el calcio, la fibra y las vitaminas B1, B9, B12, D y E[6].

Además, una investigación de la Universidad de Binghamton observó que el exceso de grasa podría favorecer estados de angustia o depresión, mientras que alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas podrían promover una buena salud mental.

Lo importante es mantener una dieta balanceada en la que estén presentes vitaminas y minerales necesarios para el buen funcionamiento y cuidado del cuerpo[7].

Hacer ejercicio es ejercitar tu estado de ánimo

Del ejercicio puedes obtener beneficios a nivel psicológico y emocional que influirán en tu estado de ánimo.

Puedes mejorar tu autoestima, aumentar la autoconfianza, compensar el exceso de tensión y estrés o disminuir estados depresivos y de ansiedad[8].

Lo anterior se da porque las endorfinas, que se encargan de conectar las neuronas del sistema nervioso y que son transmisoras de placer y felicidad, se activan cuando haces ejercicio.

Así, el estado de ánimo mejora: las endorfinas se convierten en las encargadas de unir cuerpo y mente[9].

Agrega una novedad a tu vida

Solemos convertir nuestros días en rutinas sin descanso ni excepciones, lo cual puede llevar a sentirnos en un círculo sin salida o a tener la percepción de que no avanzamos.

Al agregar novedad a tus días le permites a tu estado de ánimo explorar nuevas sensaciones, descansar de lo habitual y sentir bienestar[10].

Es una buena idea conocer lugares, probar nuevos alimentos, hacer nuevas rutinas, entre otras. En general, cualquier actividad que no hagas con frecuencia y que te permita disfrutar de tu presente.

Ten en cuenta que pequeños cambios en la rutina pueden ayudar a controlar tu estado de ánimo sin darte cuenta[11]. Como puedes ver, es momento de arriesgarte y atraer nuevas experiencias a tu vida.

REFERENCIAS.

[1] (Lucca, 2010)

[2] (Corbin, s.f.)

[3] (Huffington Post, 2019)

[4] Reyes (2019)

[5] (Perls, F. 1969).

[6] (El Tiempo, 2018)

[7] (OMS, 2013)

[8] (OMS, 2009).

[9] (Rethorst; Wipfli; Landers, 2009)

[10] (Reyes, 2019)

[11] (Buelvas, 2019)

 

******

 

BIBLIOGRAFÍA.

– Organización Mundial de la Salud (2009). Prevention of mental disorders. Recuperado de https://www.who.int/mental_health/evidence/Prevention_of_mental_disorders_spanish_version.pdf

– Rethorst C, Wipfli B, Landers D. (2009). The Antidepressive Effects of Exercise. A Meta-Analysis of Randomized Trials. Sports Medicine. Pág, 491-511.

– Reyes V. (2019) Tips para cuidar la salud mental/emocional. Recuperado de https://www.veronicareyes.co/post/tips-para-cuidar-la-salud-mental-emocional

– Lucca, F. (2010). La estructura de la transformación. Montevideo: Tiempo de lectores.

– Perls, F. (1969). Yo, hambre y agresión. Nueva York: Random House.

– El Tiempo (7 de enero de 2018). Lo que comemos podría influir en nuestros estados de ánimo. Recuperado de https://www.eltiempo.com/salud/alimentos-influyen-en-el-estado-de-animo-de-las-personas-168714

– Organización Mundial de la Salud (2013). Plan de Acción sobre Salud Mental 2013-2020. Recuperado de https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/97488/9789243506029_spa.pdf?sequence=1

– Buelvas, N. (2 de agosto de 2019). 5 consejos eficaces para mejorar el estado de ánimo. El Universal Colombia. Recuperado de: https://www.eluniversal.com.co/salud/5-consejos-eficaces-para-mejorar-el-estado-de-animo-AC1523736

– Huffington Post. (29 septiembre de 2019). ¿Son las emociones negativas necesarias para nuestro crecimiento personal? Recuperado de www.huffingtonpost.es

– Corbin. (s.f.). La importancia de expresar las emociones, en 7 claves. Psicología y mente. Recuperado de: https://psicologiaymente.com/psicologia/importancia-expresar-emociones