Amigables con tu cuerpo y el planeta

Vivir una vida saludable no implica realizar una dieta para bajar de peso, sino que supone la incorporación de ciertos hábitos que te permitirán alcanzar una mejor calidad de vida. Esto requiere atender tanto tu salud y bienestar físico como el emocional, ya que ambos están estrechamente relacionados.

Además, los hábitos de salud y bienestar constituyen la mejor forma de prevenir muchas enfermedades. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS)[1] asegura que las patologías cardiovasculares relacionadas estrechamente con el sedentarismo y la mala alimentación, constituyen la principal causa de muerte en el mundo.

Así que para mantener tu cuerpo sano, en este artículo te compartiremos 10 acciones que te ayudarán a verte y sentirte mejor.

Acciones para brindar salud y bienestar a tu vida

Ejercítate a diario

La realización de actividad física tiene numerosos beneficios para tu salud y bienestar. Una hora de ejercicio representa tan solo el 4% de tu día y sus efectos a corto y mediano plazo bien valen ese pequeño esfuerzo.

Entre estos están la prevención de enfermedades cardiovasculares, el mantenimiento de un peso saludable, el fortalecimiento de los huesos y articulaciones, una mayor oxigenación cerebral y reducción del estrés, entre muchos otros.

Puedes comenzar con un trote suave de treinta minutos e ir incrementando gradualmente el tiempo y la intensidad de tu ejercicio. Ten en cuenta que el aumento en la exigencia debe ser gradual, debes tener paciencia y respetar tus tiempos.

Actualmente es tan amplia la oferta de actividades que puedes realizar, que seguramente encontrarás la que mejor se ajuste a tus posibilidades y preferencias. Desde practicar natación, montar en bicicleta o participar en un grupo de running, hasta tomar clases de baile, CrossFit, spinning, pilates o yoga.

Respeta tus horas de descanso

La calidad y la cantidad de tus horas de descanso determinarán el desarrollo de toda tu rutina. Durante el sueño, se cumplen procesos fisiológicos que permiten la regeneración de las fuentes de energía necesarias para el rendimiento físico y mental.[2]

Es fundamental que respetes tus horas de descanso para mantener tu salud y bienestar. Desconéctate de toda tecnología al menos una hora antes de acostarte y duerme entre 7 u 8 horas diarias[3].

Además, ten en cuenta que siempre es conveniente mantener un horario regular, es decir, acostarte y levantarte todos los días a la misma hora aproximadamente.

Atiende qué y cuánto comes

Come lo necesario: evita seguir comiendo una vez que te sientas saciado. Es tan importante la calidad de lo que comes, como la cantidad. El exceso te conducirá al sobrepeso, con todas las consecuencias que esto implica.

Además, una alimentación saludable debe incluir proteínas, hidratos de carbono y grasas saludables en proporciones adecuadas. En este sentido, ten en cuenta las siguientes cantidades[4]:

  • la mitad de tu plato debe estar conformada por frutas y verduras,
  • una cuarta parte por granos integrales,
  • la cuarta parte restante por proteínas (carne, pollo, pescado o legumbres).

Este es uno de los puntos más importantes en el camino hacia tu salud y bienestar. Llevar una dieta basada en plantas o de origen vegetal te permitirá disminuir la incidencia y la gravedad de enfermedades como la obesidad, la hipertensión, la hiperlipidemia, la hiperglucemia o la diabetes tipo 2.[5]

Ejercitar tu mente aumentará tu salud y bienestar

Al igual que el cuerpo, la mente también necesita mantenerse activa. Existen muchas maneras de lograrlo: realiza juegos de lógica, lee, haz crucigramas y participa en juegos de mesa.

Esto te ayudará a tener un cerebro sano y capaz de trabajar eficientemente para el logro de tus objetivos personales. Recuerda que tu salud y bienestar también dependen del funcionamiento de tu mente.

Reduce el consumo de azúcar

Según la OMS, la cantidad de personas que padecen diabetes a nivel mundial aumentó de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014.

Y es que el consumo excesivo de azúcar es una de las principales causas de obesidad y diabetes a nivel mundial. Por eso, reducir su ingesta te permitirá disminuir las posibilidades de contraer estas patologías.

No es necesario que la elimines completamente de tu dieta, pero sí que reduzcas notablemente las cantidades. Los beneficios se evidenciarán rápidamente en tu salud y bienestar.

Respeta tu momento de relajación

Todos sabemos que el estrés es, en la actualidad, una de las principales causas de muchas problemas de salud. La presión arterial alta, las enfermedades cardíacas, la obesidad y la diabetes[6] son solo algunos de estos.

Por ello, es fundamental que reserves un momento de tu día para el descanso físico y mental. La meditación y los ejercicios de respiración constituyen una excelente forma de asegurar tu salud y bienestar.

Hidrátate adecuadamente

Las funciones que desempeña el agua en nuestro organismo son numerosas. Regula la temperatura corporal, transporta nutrientes y oxígeno a las células y colabora en la conversión de alimentos en energía. Además participa en la eliminación de toxinas.

Es importante que tengas en cuenta que la ingesta de agua debe realizarse en forma gradual durante el día.

En caso de que te resulte difícil incorporar este hábito, puedes beber, al menos, un vaso de agua en cada comida (desayuno, almuerzo, onces y cena) y otros cuatro vasos durante el resto del día. Además, la ingesta de frutas como la sandía, la piña o la naranja te permitirán incorporar más agua a tu organismo[7].

Realiza chequeos médicos

La excusa más frecuente para evitarlos es la falta de tiempo. Sin embargo, los chequeos médicos periódicos representan la mejor forma de cuidar tu salud y bienestar. Además, ten en cuenta que la detección temprana de cualquier enfermedad aumenta notoriamente las posibilidades de curarla.

Mantén una actitud positiva

Los pensamientos son la base de todas tus palabras y acciones. Si mantienes una actitud positiva y proactiva, tendrás grandes posibilidades de resolver los problemas cotidianos con mayor facilidad. La felicidad no depende del azar o del éxito: es un estado mental que tú escoges sostener.

 

Además, está comprobado que la risa actúa como los analgésicos que alivian el dolor, ya que estimula la producción de endorfinas[8]. Así que sentirte contento mejorará tu salud y bienestar físico y emocional, tu rendimiento y tus relaciones personales.

Evita el alcohol y las sustancias tóxicas

El exceso de alcohol causa cada año 3 millones de muertes en el mundo[9]. Evitar su consumo desmesurado mejorará tanto tu salud física como mental y evitará que dependas de él para sentir una falsa sensación de bienestar.

Asimismo, el consumo de tabaco y de cualquier otra droga también ocasiona serios deterioros de salud. Mantenerte a salvo de estas adicciones mejorará tu salud y bienestar en todos sus aspectos, aumentará tu autoestima y libertad.

Aquí las tienes, 10 recomendaciones que orientan tu rutina diaria hacia la salud y el bienestar en todos sus aspectos: físico, mental y emocional.

No olvides que cada área de tu vida incide en todas las otras. ¡Tu bienestar general favorecerá tu rendimiento, el logro de tus objetivos y el mantenimiento de relaciones sanas con tu entorno!

 

BIBLIOGRAFÍA.

[1] OMS (2010)

[2] (Instituto del sueño, 2019)

[3] (Instituto del sueño, 2019)

[4] (Harvard T.H. Chan School of Public Health, s.f.)

[5] (Unio, 2019)

[6] (Mayo Clinic, 2019)

[7] (Ramos Rojas, 2020)

[8] (Sánchez Mora & Beyer, 2001)

[9] (OMS, 2018)