Amigables con tu cuerpo y el planeta
Conoce todo sobre las semillas y sus beneficios al consumirlas

En los últimos tiempos, las semillas han cobrado mayor importancia en las preparaciones.

No solo porque añaden textura, color, estilo y sabor a las comidas, sino por la cantidad de nutrientes que aportan al organismo.

Reconocidas como una fuente natural de proteínas de origen vegetal, proveen además de nutrientes como hierro, potasio y vitamina B9, conocida como ácido fólico[1].

Destacan también por su gran contenido de fibra que ayuda a tu salud intestinal, a reducir el colesterol y a la prevención de enfermedades crónicas[2].

¿Quieres conocer más sobre el poder alimenticio de las semillas?

A continuación te contamos por qué deberías incluirlas en tu dieta y cuáles son algunos de sus tipos. ¡Acompáñanos!

¿Por qué incluir semillas en tu alimentación?

Las semillas son plantas embrionarias que constituyen el origen nutricional de la planta. Por tanto, en estas se concentran las vitaminas hidrosolubles y liposolubles, minerales, aceites esenciales, hidratos de carbono y fibra en mayor proporción[3].

Cada una de estas cuenta con valiosas propiedades nutritivas y un importante aporte de energía, proteínas y grasa[4]. Y aunque su ingesta es más un hábito saludable, lo cierto es que incluirlas en tu dieta diaria hace parte de una alimentación sana[5].

Principales tipos de semillas: propiedades y beneficios

Existe una gran variedad de semillas, con diferentes tamaños y formas. Entre las más conocidas están las de girasol, chía, sésamo, de calabaza, lino, quinua y otras más. Cada una con un perfil nutricional diferente, pero todas aportan importantes cantidades de antioxidantes4.

****

¡Sigue leyendo para descubrir 5 tipos de semillas que puedes incluir en tu alimentación!

1. Semillas de sésamo

Aportan grasas insaturadas y una gran cantidad de proteínas de origen vegetal. Contienen vitamina del complejo B y E, minerales como calcio, fósforo, magnesio y hierro. Son beneficiosas para tu sistema nervioso central.

Pueden ayudar a reducir el colesterol y los triglicéridos, favorecer la salud muscular, estimular la digestión y regular la presión arterial[6].

2. Chía

Contienen proteínas de buena calidad, selenio con función antioxidante, magnesio, fósforo, calcio y hierro. Su consumo puede favorecer el buen funcionamiento del sistema inmune, regular la flora intestinal y aportar energía a tu organismo.

Es un buen alimento para las personas con osteoporosis, osteopenia y obesidad[7].

3. Semillas de lino

Son importantes para el corazón, ya que contienen ácidos grasos omega 3. También, tienen un gran poder antioxidante con vitamina C y E, y minerales como calcio, hierro, magnesio y potasio. Contienen fibra soluble que ayuda a cuidar la salud del intestino.

Estas ayudan a prevenir enfermedades cardíacas, contribuyen a reducir el colesterol y las glucemias en la diabetes[8].

4. Semillas de girasol

Las semillas de girasol contienen elevadas cantidades de ácidos grasos mono y poliinsaturados. También fibra, vitaminas como el ácido fólico, minerales como potasio, calcio, magnesio y fósforo.

Son ideales para reducir el colesterol malo y, al mismo tiempo, ayudan a aumentar el colesterol bueno en la sangre. Beneficiosas para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular[9].

5. Quinua

La quinua tiene un importante valor biológico y nutricional, sobre todo por su proteína de alta calidad.

Es rica en aminoácidos esenciales, tiene alto contenido de carbohidratos, fibra, minerales como el magnesio, calcio, hierro, fósforo y más.

Sus propiedades funcionales contribuyen a reducir los riesgos de sufrir enfermedades crónicas gracias a sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios[10].

Las semillas son esenciales en la alimentación de origen vegetal y hacen parte de una dieta sana. Para aprovechar todas sus propiedades puedes consumirlas en ensaladas, rellenos o mezcladas con tus bebidas vegetales.

****

¡Mastícalas bien para absorber sus nutrientes o muélelas justo antes de consumirlas!

****

REFERENCIAS.

[1] (FAO, 2019)

[2] (Cabrera, 2020)

[3] (Alimentos Argentinos, 2015)

[4] (FAO, 2006)

[5] (OMS, 2019)

[6] (Morales, 2020)

[7] (MedlinePlus, 2018)

[8] (Mayo Clinic, 2018)

[9] (Nieto, 2018)

[10] (FAO, s.f.)

 

******

 

BIBLIOGRAFÍA.

– Alimentos Argentinos. (2015). Nutrición y educación alimentaria

– Ficha N° 35. Semillas: Pequeños alimentos con grandes nutrientes. Recuperado de www.magyp.gob.ar

– Cabrera, M. (2020). El poder de las semillas. Bienestar Colsanitas. Recuperado de: https://www.bienestarcolsanitas.com/articulo/poder-semillas.html

– FAO. (2006). Guía de nutrición de la familia. Recuperado de: http://www.fao.org/3/y5740s/y5740s00.htm

– FAO. (s.f.). Plataforma de información de la quinua. Recuperado de: http://www.fao.org/in-action/quinoa-platform/quinua/alimento-nutritivo/es/

– FAO. (08 de febrero de 2019). Las semillas nutritivas de la naturaleza: 10 razones por las que debería consumir legumbres. Recuperado de: http://www.fao.org/fao-stories/article/es/c/1176992/

– Mayo Clinic. (13 de junio de 2018). Semillas de lino y aceite de lino. Recuperado de www.mayoclinic.org

– MedlinePlus. (23 de abril de 2018). Tendencias en alimentos saludables: semillas de chía (salvia). Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000727.htm

– Morales, E. (18 de mayo de 2020). Propiedades de la semillas de sésamo. Mejor con Salud. Recuperado de: https://mejorconsalud.com/propiedades-de-las-semillas-de-sesamo/

– Nieto, C. (11 de junio de 2018). Chía, sésamo, girasol y lino: los multibeneficios de 4 minisemillas. Alimente El Confidencial. Recuperado de: https://www.alimente.elconfidencial.com/nutricion/2018-06-11/semillas-chia-sesamo-girasol-lino-beneficios_1574609/

– OMS. (16 de diciembre de 2019). La presencia simultánea de la obesidad y la desnutrición refleja cambios en los sistemas alimentarios. Comunicado de prensa. Recuperado de www.who.int