Alegres 100% Auténticos

¿Sabías que los alimentos que ingieres a diario se clasifican en tres grandes categorías según su función en el organismo?

¡Así es! La clasificación de los alimentos es una manera práctica y sencilla de saber qué estás comiendo y para qué.

¡Para nutrirnos! Esta puede ser la primera respuesta que se viene a la mente.

La realidad, sin embargo, es que no existen alimentos completos que contengan todos los nutrientes y en la cantidad óptima requerida por el cuerpo[1].

Efectivamente, cada alimento tiene una proporción distinta de nutrientes. Cabe preguntarse entonces: ¿qué tipos de nutrientes necesitas?

De hecho, los expertos establecen seis: proteínas, carbohidratos (o hidratos de carbono), grasas, vitaminas, minerales y agua[2].

En consecuencia, la clasificación de los alimentos se establece de acuerdo a los tipos de nutrientes que estos contienen y sus beneficios en nuestro organismo, de la siguiente manera: constructores, reguladores y energéticos.

Conoce las tres categorías esenciales de la clasificación de los alimentos.

Conoce la clasificación de los alimentos

Como veremos, todos los nutrientes requeridos por nuestro cuerpo se pueden obtener mediante una alimentación de origen vegetal.

Solo basta entender de qué se trata esto de constructores, reguladores y energéticos.

Alimentos constructores

En el complejo equilibrio bioquímico de nuestro metabolismo, los alimentos constructores (o plásticos) son aquellos que, como lo indica su nombre, construyen y reparan los tejidos.

Es el caso de las proteínas, tanto las de origen animal como las vegetales: legumbres, frutos secos y cereales, principalmente.

Alimentos reguladores

Por su parte, los alimentos reguladores como las frutas y verduras, aportan fundamentalmente vitaminas y minerales. Se denominan así porque regulan los procesos metabólicos de tu organismo[3].

Alimentos energéticos

Finalmente, los alimentos energéticos, compuestos principalmente de hidratos de carbono y grasas, tienen la función de proporcionar la energía que requieres en el día a día.

Allí encontrarás cereales como el trigo, el maíz, el sorgo y la avena; tubérculos como las papas y la yuca; además de muchas semillas de plantas leguminosas como las lentejas, los frijoles, las habas, etc.[4]

Clasificación de los alimentos: un mundo por descubrir y saborear

Ahora que conoces la clasificación de los alimentos te resultará más fácil planear una dieta saludable y equilibrada.

Como has visto, muchos alimentos de origen vegetal son particularmente versátiles en cuanto a sus funciones beneficiosas para el organismo.

Además de deliciosos. La clave está en la combinación.

Las legumbres (o semillas de las leguminosas) como:


los fríjoles, arvejas, lentejas, soja, garbanzos, maní y similares,


combinadas en una misma comida con cereales (también son semillas), constituyen una fuente proteína de alto valor según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura[5].

Y qué decir de los frutos secos, cuyo consumo frecuente reporta beneficios para la salud como el control de los niveles de colesterol y triglicéridos[6].

***


No te olvides de las frutas y verduras, componentes importantes de una dieta saludable.

¡Las posibilidades son variadas!


***

REFERENCIAS.

[1] (Palacios Gil-Antuñano, Montalvo Zenarruzabeitia, y Ribas Camacho, 2009)

[2] (FAO, 2009)

[3] (Álvarez, s.f.)

[4] (Parada, s.f.)

[5] (Latham, 2002)

[6] (Mayo Clinic, 2020)

 

******

 

BIBLIOGRAFÍA.

– Álvarez, J. (s.f.). Grupos de Alimentos. Fundación para la diabetes. Recuperado de www.fundaciondiabetes.org

– Latham, M. (2002). Nutrición humana en el mundo en desarrollo. FAO. Recuperado de: http://www.fao.org/3/w0073s/w0073s00.htm#Contents

– Mayo Clinic. (03 de marzo de 2020). Los frutos secos y el corazón: comer frutos secos para la salud del corazón. Recuperado de: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/heart-disease/in-depth/nuts/art-20046635

– Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (2009). Los alimentos, sus nutrientes y sus beneficios para la salud. Recuperado de: http://www.fao.org/3/am044s/am044s.pdf

– Palacios Gil-Antuñano, N., Montalvo Zenarruzabeitia, Z. y Ribas Camacho, A. M. (2009). Alimentación, nutrición e hidratación en el deporte. Consejo Superior de Deportes. Recuperado de: http://www.iesmanilva.es/attachments/article/693/guia-alimentacion-deporte.pdf

– Parada Raquel (s.f.). Clasificación de los carbohidratos. Lifeder. Recuperado de: https://www.lifeder.com/como-clasifican-los-carbohidratos/