Alegres 100% Auténticos

¿Alguna vez, en medio de mucho trabajo o problemas, sentiste cansancio, pero te costaba dormir? ¿Tuviste más ganas de comer de lo habitual o dolor muscular?

Todo esto ocurre por un mal manejo del estrés.

Aunque, en situaciones amenazantes, el estrés resulta útil para la supervivencia, en forma crónica es muy dañino: genera ansiedad, enfado, tristeza e incluso induce a las adicciones o al aislamiento social. Por eso es importante aprender a combatirlo.

¿Sabías que seis minutos de lectura reducen el estrés en un 68 % cantar estimula la respiración abdominal (Selecciones del Reader’s Digest, s.f.), necesaria para relajarse?

***

Datos como estos demuestran que el manejo del estrés puede conseguirse con métodos sencillos.

Manejo del estrés: por qué es importante y cómo lograrlo

¿Cómo puedes mejorar tu manejo del estrés?

Para adquirir esta herramienta de crecimiento personal, conviene comenzar dando pequeños pasos. Cuando estés ansioso, pon en práctica alguno de estos consejos (De la Peña, s.f.).

 

***

Respira hondo y relaja los músculos

El estrés provoca una respiración rápida y superficial. Concentrarte en una más lenta y profunda, junto con relajación muscular progresiva, te permitirán reducir la tensión.

 

***

Medita

Explora técnicas de meditación. Tienen efectos fisiológicos muy positivos y te permiten enfocar la atención para desconectarte de tus fuentes de estrés.

 

***

Haz ejercicio y aliméntate bien

Adquiere hábitos de vida saludable; entre ellos, la actividad física es imprescindible.

Un estudio (Ávila-Palencia et al., 2012) afirma que quienes van a trabajar en bicicleta cuatro días por semana reducen el riesgo de estrés en un 52 por ciento.

También es importante reponer los nutrientes que el organismo consume de más cuando estamos estresados.

Los bananos ayudan a recuperar potasio; los cítricos, vitamina C; el cacao, magnesio, y el pescado azul, omega-3.

 

***

Estimula el desarrollo de tus habilidades personales

Entrena tu asertividad, habilidades sociales, capacidad de autocontrol y resolución de conflictos.

Esto aumentará tu autoestima y competencia personal. Si te sientes más preparado, afrontarás mejor las situaciones estresantes.

 

***

Piensa diferente

Existen técnicas cognitivas para detener y modificar pensamientos negativos. Puedes buscar ayuda profesional o material para trabajarlas por tu cuenta.

 

***

Comparte risas con otros

Las charlas y el contacto físico reducen el nivel de adrenalina. Por suparte, el humor, además de desplazar la atención de los problemas, los relativiza.

¡Ríete! Así activas la misma región cerebral que genera estrés y liberas hormonas que lo detienen.

 


¡Anímate a seguir nuestros consejos! Comprobarás que eso muy sencilla tener un buen manejo del manejo del estrés.

Hazlo y disfrutarás del bienestar de una vida tranquila.


BIBLIOGRAFÍA.

– Ávila-Palencia et al. (2012) The relationship between bicycle commuting and perceived stress: a cross-sectional study. BMJ Open. Recuperado de https://bmjopen.bmj.com/content/7/6/e013542

– De la Peña M. (s.f.). 20 técnicas para afrontar el estrés. Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social. Recuperado de https://institutoeuropeo.es/tecnicas-para-afrontar-el-estres/

– Selecciones del Reader’s Digest (s.f.). 25 datos sobre el estrés. Recuperado de www.selecciones.com.ar