Alegres 100% Auténticos

Actualmente, una de las principales preocupaciones a nivel global es el cambio climático y nuestra responsabilidad en este fenómeno. La acumulación en la atmósfera de gases de efecto invernadero (GEI) es la principal causa del calentamiento global.

Si bien los gobiernos e industrias tienen la mayor responsabilidad de contrarrestar este impacto, cada persona puede y debería hacerlo a escala individual.

A través de cambios en tus hábitos diarios puedes reducir tu impacto. A continuación, te contaremos sobre los gases de efecto invernadero y cómo puedes reducir tus emisiones para mejorar tu calidad de vida.

¿Qué son los gases de efecto invernadero?

Los gases de efecto invernadero son aquellos que atrapan el calor en la atmósfera. Los principales son el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso y los gases fluorados.

El 82 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en EE. UU. durante 2017 fueron de dióxido de carbono[1].

El calentamiento global es el incremento gradual de la temperatura del planeta por el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero. Estos impiden que los rayos del sol salgan de la tierra bajo condiciones normales, elevando la temperatura de la atmósfera y del planeta[2].

De esta forma, tienen un efecto directo en el cambio climático. Por eso, se relacionan con problemas como el derretimiento de los polos, el aumento del nivel del mar, las sequías, la extinción de especies, desastres naturales, entre otros.

Cómo reducir tus emisiones de gases de efecto invernadero

Come menos carnes rojas y lácteos

Un informe sobre el uso de la tierra, divulgado en 2019 por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) de la ONU, afirma que el alto consumo de carne vacuna y productos lácteos está alimentando la crisis climática[3].

La razón principal, según el informe, es que el ganado libera altos niveles de metano, un potente gas de invernadero. Adicionalmente, la expansión de las tierras destinadas a ganadería contribuye a la deforestación[4].

Por esto, te invitamos a comer menos carnes rojas y lácteos o evitar del todo su consumo. Así no sólo contribuirás al cuidado del medio ambiente sino también a tu salud.

Modifica tus hábitos de transporte

Reduce los gases de efecto invernadero con estos consejos

Evita los viajes innecesarios o reduce las distancias en caso de que sea imprescindible transportarte. Si te es posible, opta por vivir cerca de tu trabajo o trabajar desde casa.

Elige opciones de desplazamiento amigables con el medio ambiente y prefiere el transporte público sobre el particular.

Utiliza transporte no motorizado como la bicicleta o los viajes a pie, que no emiten gases de efecto invernadero.

Los vehículos híbridos y eléctricos son otra alternativa de transporte más amigable con el ambiente, en comparación con los vehículos de combustión.

Reduce, recicla y reutiliza para reducir la emisión de gases de efecto invernadero

Reducir, reutilizar y reciclar ayuda a conservar energía y a minimizar la contaminación y los gases de efectos invernadero. Estos se generan en la extracción de recursos, fabricación de productos y disposición de los mismos una vez utilizados. Te recomendamos:

  • Cocinar en casa en vez de pedir domicilios, para evitar empaques desechables.
  • Separar y aprender a disponer bien los diferentes tipos de residuos.
  • Lavar y secar los desechos reciclables antes de llevarlos al lugar indicado.
  • Consultar con la administración de tu edificio y ciudad cómo disponer correctamente de cada tipo de residuo.
  • Reducir al máximo tu consumo de plástico.
  • Evitar usar icopor, pues no es biodegradable y ni reciclable.

Otros consejos para reducir tu huella de carbono incluyen:

  • Comprar productos locales en vez de productos que requieran ser transportados entre ciudades o países.
  • Ahorrar energía: usa bombillos ahorradores, optimiza el uso de la lavadora y seca la ropa al aire en vez de en secadora. Evita el uso de aire acondicionado, calefacción, agua caliente y horno, y desconecta los electrodomésticos cuando no los uses.
  • Ahorrar agua.
  • Ejercer un consumo consciente, responsable y sostenible: no compres cosas que no son imprescindibles, compra objetos usados y alquila en vez de comprar.
  • Mantén en buen estado las cosas y repara lo que se dañe.
  • Prefiere alimentos orgánicos y naturales en vez de procesados y crea una huerta en casa.
  • Evita apoyar con tu consumo a empresas e industrias con gran impacto negativo en el ambiente y que no cuentan con programas de responsabilidad ambiental.

Como puedes ver, reducir tus emisiones de gases de efecto invernadero es posible de muchas formas y empieza por cambiar actitudes, hábitos y estilos de vida.

****

 

REFERENCIAS.

[1] (EPA, 2017)

[2] (Benavides, 2007)

[3] (BBC News, 2019)

[4] (BBC News, 2019)

 

****

 

BIBLIOGRAFÍA.

– BBC News (2019). Cambio climático: por qué el consumo de carne y lácteos tiene tanto impacto. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-49279749

– Benavides, H. (2007). Información técnica sobre gases de efecto invernadero y el cambio climático. IDEAM. Recuperado de: http://ideam.gov.co/documents/21021/21138/Gases+de+Efecto+Invernadero+y+el+Cambio+Climatico.pdf

– EPA, Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (2017). Descripción general de los gases de efecto invernadero. Recuperado de: https://espanol.epa.gov/la-energia-y-el-medioambiente/descripcion-general-de-los-gases-de-efecto-invernadero