nos inspira Estar actualizados

Las hormonas de la felicidad reciben ese nombre porque estimulan las sensaciones de bienestar en el organismo. Las hormonas afectan distintos procesos del cuerpo, como metabolismo, función sexual, estado de ánimo, crecimiento y desarrollo[1].

En gran medida, puedes aumentar su producción debido a la forma en que te alimentas. Un plato saludable y la alimentación adecuada tienen gran influencia en tu sensación de bienestar.

Las hormonas de la felicidad, llamadas también “el cuarteto de la felicidad”, pueden mejorar tu calidad de vida. Te explicamos cómo.

 

Oxitocinas: características de estas hormonas de la felicidad

Esta hormona es la responsable de las conexiones humanas, la confianza, el placer y la generosidad[2].

Es producida por el hipotálamo y regula conductas y emociones. Su ausencia puede acarrear predisposición a la depresión, falta de empatía y problemas en las relaciones sociales.

Puedes estimular la producción de oxitocinas al consumir chocolate.

Según la investigadora Loretta G. Breuning[3], los niveles de oxitocina también pueden aumentar gracias a un simple abrazo.

Ingerir alimentos como perejil, romero, hierbabuena o tomillo también puede incentivar su producción[4]. Durante las relaciones sexuales, segregamos grandes cantidades de oxitocina[5].

Asimismo, mantener una buena comunicación y recibir un masaje también son formas de estimular esta hormona.

 

Endorfinas: las hormonas del placer

Las endorfinas son sustancias naturales sintetizadas por el cerebro que alivian el dolor sin generar efectos secundarios[6].

Estas hormonas bloquean los receptores del dolor; cuando son liberadas, se extienden por todo el organismo a través de la sangre[7].

La felicidad está ligada estrechamente a esta hormona, por lo que influye directamente en nuestro estado de ánimo.

Una de las mejores formas de liberar endorfinas es hacer ejercicio, tener contacto físico, reírse a carcajadas, ser agradecidos y recordar buenos momentos.

El consumo de alimentos que contienen triptófano también aumenta la producción de endorfinas.

Este lo encuentras en alimentos ricos en vitamina B, como frutas cítricas, legumbres y cereales integrales como la avena[8].

Asimismo, alimentos picantes, chocolate, especias como la nuez moscada, ginseng y en general una alimentación que cumpla con la tabla nutricional puede ser de gran utilidad para su producción.

 

Dopaminas: hormonas de la felicidad para el cerebro

La dopamina es la sustancia química que media en el placer en el cerebro. La segregamos en medio de situaciones agradables.

Entre sus principales funciones se encuentran la coordinación de los movimientos, la memoria, la regulación del aprendizaje, sistemas de recompensa, sueño, humor y toma de decisiones[9].

El exceso y también la deficiencia de esta sustancia pueden generar enfermedades.

El párkinson y la drogadicción son ejemplos de niveles poco sanos de dopamina[10].

Algunos alimentos que puedes consumir para estimular la producción de dopamina son los antioxidantes, como fresas y arándanos.

Asimismo, la encuentras en el té verde, pescados y camarones ricos en omega 3. También el chocolate puede ser de gran ayuda.

 

Serotoninas: hormonas de la comunicación

La serotonina funciona como neurotransmisor que comunica señales entre los nervios. Es necesaria para que el cerebro y las células nerviosas funcionen.

Sin embargo, en exceso causa inconvenientes que pueden ser graves.

Entre sus principales funciones se encuentran: regular el apetito, intervenir en la digestión, controlar la temperatura corporal, participar en los mecanismos que rigen la ansiedad, el miedo, angustia y agresividad.

Genera satisfacción, bienestar, aumenta la concentración y la autoestima[11].

Puedes impulsar la producción de estas hormonas de la felicidad haciendo actividades físicas como yoga o ejercicios cardiovasculares. También puedes tomar café, especialmente por las mañanas.

Los alimentos ricos en hidratos de carbono como pan, papas y pasta, en cantidades limitadas, ayudan a la producción de serotoninas.

Asimismo, puedes optar por alimentos ricos en zinc (como espinacas) y magnesio (como salvado de trigo, chocolate, almendras, aguacate y frutos secos).

Las hormonas de la felicidad son necesarias para potenciar las sensaciones de bienestar. Prueba integrarlas a tu vida desde hoy.

REFERENCIAS.

  • [1] (Medline Plus, 2019)
  • [2] (Jericó, 2014)
  • [3] (BBC Mundo, 2017)
  • [4] (Fernández, 2020)
  • [5] (Jericó, 2014)
  • [6] (Sánchez y Beyer, 2001)
  • [7] (Bezerra, 2020)
  • [8] (Sánchez y Beyer, 2001)
  • [9] (Mandal, 2019)
  • [10] (Mandal, 2019)
  • [11] (Torres, 2020)

***

BIBLIOGRAFÍA.