nos inspira Estar actualizados

Si estás pensando en cambiar tu tipo de dieta, pero aún no sabes si es mejor ser flexitariano, vegetariano o vegano, entonces este artículo es para ti.

A continuación, te explicamos cuáles son las principales características, diferencias y ventajas de cada una de estas dietas, y te contamos qué debes tener en cuenta al momento de adoptar alguna de ellas en tu estilo de vida.

¿Flexitariano, vegetariano o vegano? Descubre sus diferencias

Flexitariano: una dieta cada vez más en tendencia

Este tipo de dieta se caracteriza porque su base es una dieta vegetariana, pero incluye de forma flexible el consumo de algún tipo de alimento de origen animal como los huevos, lácteos y la carne.

Esto puede ser motivado principalmente por el cuidado del medioambiente, pero también puede deberse por factores como intolerancias alimentarias o gustos personales (Sánchez, 2020).

Y aunque muchos dicen que un flexitariano es un vegetariano a medias, la realidad es que se tratan de hábitos de alimentación diferentes. Estas son algunas de sus características (Sánchez, 2017):

  • Se trata de una dieta equilibrada porque es baja en grasas saturadas y colesterol. Sin embargo, provee al organismo de nutrientes y fibra suficientes. Asimismo, de algunos ácidos grasos Omega 3 procedentes del pescado, que son buenos para la salud.
  • Un flexitariano presta más atención a los alimentos de origen vegetal, pues se interesa por sus aportes nutricionales y beneficios para la salud. Por esta razón, suele preferir los superalimentos, que incluyen tanto vegetales y frutas como semillas y cereales.
  • Un menú flexitariano también puede incluir productos libres de lácteos como las bebidas vegetales de coco, almendras y soya. De estas últimas, pueden obtenerse otros productos como yogures, quesos y tofu.

 

¿Ser flexitariano o vegetariano?

Las personas vegetarianas priorizan el consumo de frutas, verduras y legumbres. En cambio, un flexitariano consume estos tipos de alimentos e incluye una o dos veces por semana productos como pescado, mariscos o pollo.

Por ello, el aporte de grasas saturadas suele ser reducido y hay un menor riesgo de padecer sobrepeso y diabetes (Cuídate Plus, s.f.).

¿Has escuchado de los tipos de dietas vegetarianas? Para que no te quede duda, te contamos de ellas (MedlinePlus, 2019):

  • Apivegetariano: sigue el mismo propósito de la dieta vegana, pero incluye la miel dentro de su alimentación.
  • Lactovegetariano: no consume carne ni huevos, pero sí lácteos.
  • Ovolactovegetariano: restringe completamente el consumo de carne, pero incluye otros alimentos que contienen proteína animal como la leche, miel y huevos.

 

¿Y entonces qué es el veganismo?

La dieta vegana es aquella que restringe completamente el consumo de algún producto de origen animal, por eso, algunos la asocian con una dieta vegetariana estricta. Esto es porque comer bien para un vegano implica que su alimentación contenga un 50 % de verduras, 25 % de proteína y 25 % de cereales integrales (Segura, 2018).

Algo importante que señalar es que para los veganos existe un profundo respeto por la vida animal. Por esta razón, se considera un estilo de vida más que una dieta, pues la mayoría de veganos evitan usar otros productos de origen animal como las prendas y accesorios hechos en cuero o los cosméticos (Pérez, 2016).

Es decir que prevalecen los alimentos veganos.

Ahora, sin importar el tipo de dieta que tengas, es importante que consumas frutas y verduras con regularidad. Cuando tienes una alimentación balanceada puedes reducir el riesgo de sufrir cardiopatías y algunos tipos de cáncer (OMS, 2019).

Por último, antes de tomar una decisión lo mejor es que consultes a un especialista. Ten presente que no existe una dieta mejor que otra, todo depende de los requerimientos nutricionales de tu cuerpo y el estilo de vida que quieras llevar.